Por el hiperrealismo de Eduardo Naranjo...


No sé si alguna vez habéis tenido la oportunidad de ir a una exposición de Eduardo Naranjo. Suelen ser una maravilla. Yo, hasta la fecha, he asistido a dos, y os aseguro que no salís de sus exposiciones tan tranquilos. No te dejan indiferente, puedes tirarte horas y horas delante de una obra de Naranjo, deleitarte en sus formas, tenues, sus acertados coloridos, su juego de luces, su preciso y directo dibujo, y no sentir que pasa el tiempo, es un arte que hechiza, que te amarra, y que, en mi caso, llega a hipnotizarte.

El arte de Naranjo, hiperrealismo, suele se emparentado, en ocasiones, con el arte de los surrealistas figurativos (Dalí por ejemplo), pero yo diría que va más allá. Su arte roza una realidad alternativa, casi fotográfica, es un arte de metáforas, de fantásticas escenas, imaginativo en toda su esencia. Es muy preciosista, y juega mucho con los volúmenes, con los ropajes al viento, como una versión pictórica de los frisos de las Panateneas del Partenón, de los ropajes de la Venus del Trono Ludovisi, con un detallismo exacerbado, casi mágico e irreal. Su particular Universo es llega a ser fácilmente reconocible, por su formas, su desarrollo en el lienzo, son obras siempre apetecibles. Posee un dibujo perfecto, simplemente perfecto, es el amo de la ilusión, de la luz extraña, misteriosa y mágica. Igualmente, es un maestro del grabado, técnica poco valorada en Aspanya, aunque esto no es nuevo, ya viene desde Goya…

Sus temáticas son muy variadas, aunque destacan sus desnudos femeninos, sus obras de flores, la temática de la niñez, acogida siempre con ternura, o su serie “Poeta en Nueva York” dedicada a Lorca…

Sino lo conocéis, disfrutad de Naranjo, os encantará, os garantizo que no defrauda a nadie… Y si ya conocéis su obra, por favor: Volved a disfrutar con Naranjo, siempre merece la pena perderse con él en la profundidad, inmensa, de sus obras…

(Extraido de "¿Cómo Quieres que cuente Estrellas?").
12