lunes, 9 de marzo de 2009

Timoteo Pérez Rubio


… Fue, en mi opinión, una persona y un artista al que debemos mucho. Todos. Y cuando digo Todos, lo hago en su amplio sentido. Aún falta que alguien reconozca abiertamente su labor en España, y es que a Timoteo Pérez Rubio le debemos que organizara la evacuación y salvamento de miles de obras de arte durante la Guerra Civil

Mientras los soldados luchaban en los frentes, en los pueblos y en las calles, en una guerra atroz, Timoteo se dedicaba a reagrupar obras de arte de los diferentes museos, iglesias e instituciones con el objetivo de ponerlas a salvo de los constantes bombardeos de la aviación alemana (El Escorial, Prado, Palacio Real…) defendiendo nuestro Tesoro Artístico, el de todos…


Este artista extremeño, nace en Oliva de la Frontera (1.896) y pronto, casi desde la niñez, destaca en el dibujo. Con ayuda del Ayuntamiento de su pueblo, se desplaza pronto a estudiar a Badajoz, a la Escuela de Arte y Oficios, pero pronto lo hará a la Escuela de Bellas Artes de San Fernando en Madrid. Durante los años veinte viaja por Europa: Italia y Francia, para conocer de primera mano lo que se cocía por el continente, pronto se sentirá atraído por el cubismo y por las obras del Realismo Mágico, misterioso, al igual que por los paisajes que tiene la oportunidad de contemplar.

En los años treinta es nombrado subdirector del Museo de Arte Moderno de Madrid, e inmediatamente se adhiere a la Sociedad de Artistas Ibéricos, mientras participa en diversas exposiciones europeas y trabaja en la revista “Arte”.

Con el estallido de la Guerra, funda, junto a otros intelectuales, la Alianza Antifascista para la Defensa de la Cultura y comienza su inmensa labor de catalogación y salvamento de obras artísticas, cuyo periplo sería de Madrid a Valencia, después a Cataluña, Francia, y finalmente Ginebra (Suiza), donde el bando nacional reclamaría tras el final de la contienda. Timoteo acompañaría a las obras en su periplo suizo final, pero poco después, y con el estallido de la Segunda Guerra Mundial, se muda, por escaso tiempo a Grecia con su esposa, la escritora Rosa Chacel, y definitivamente a Brasil, donde exiliados los dos, Rosa y él, se seguirá dedicando a la pintura, pasando altibajos económicos, hasta su muerte en Río en 1.977…

Timoteo podría haber huido desde un primer momento, su posición se lo hubiera podido permitir, podría haberse inhibido en pro de dedicarse a su trayectoria artística personal, pero lo arriesgo todo por salvar nuestro patrimonio, el de todos, dejando atrás, en el camino, toda una vida de exilio y olvido…


Sus restos descansan en su pueblo natal desde 1.997. Gracias Timoteo

10 comentarios:

clariana dijo...

¡Qué gran hombre y pintor! es importantísima la labor que realizó durante la guerra civil con el arte y como bien dices TODOS le debemos ésto. Debes estar orgulloso que hayan existido personas como ésta en tu tierra.
Me encantan estos cuadros, el de la fuente es muy bello. Besos.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Dama Oscura dijo...

Desconocido era hasta que nos lo mostraste, gracias Duncan!!

morisot (Pilar Álamo) dijo...

No conocía a este artista, me recuerda mucho la figura de la mujer a las mujeres que pintaba Tamara de Lempicka. Saludos

Anita dijo...

Pues muchas gracias a este extremeño. No teia ni idea pero personas como él han hecho una gran labor en defensa de la cultura.

Hace tiempo vi un documental sobre la defensa de cuadros, creo q del Prado, en la guerra ¿podría ser él uno de ellos?

Muakk

Gonzalo Durán dijo...

Qué bueno el artículo y qué oportuno es siempre recordar, y más en estos tiempos, a quien tan generosamente se entregó a una causa noble. Después de conseguir evacuar las obras del Prado, a Francia y Suiza apenas si le quedaron un par de francos en el bolsillo, se dice.Para que aprendan otros.
Rosa Chacel, su esposa, escribió un libro, "Timoteo Pérez Rubio y sus Retratos del Jardín" en el que se ofrecen muchas de las claves de su obra.

Javier Jiménez-Ridruejo (artecom) dijo...

Aun recuerdo la magnífica exposición que de Timoteo Pérez Rubio hizo el MEIAC allá para el año 1996, recien abierto. ¡Cuántas horas pasé allí viendo y leyendo mientras mi mujer se examinaba en el IES Barbara de Braganza...!!!. Para mi fue un descubrimiento, tanto su obra como su legado como conservador. Es uno de esos extremeños ilustres que hoy están muy olvidados y necesitan una reparación moral. Bien hecho, Duncan...!

Balovega dijo...

Un gran hombre, conocía de su existencia por las medida de previsión de las obras de arte y su ejecutoria de pintor español, que en España se vio frustrada por la guerra civil como les ocurrió a tantos artistas de la generación del 27.

Un saludo grandote

Lucie G dijo...

Pues sí, ¡gracias Timoteo! Es admirable. Yo también, como Anita, he visto un documental que trataba de estos eventos :"las cajas españolas".

Me gustan las pinturas de Timoteo Perez Rubio que nos enseñas, el cuadro de la fuente es precioso, y el retrato muy interesante. Saludos.

MaRieLA dijo...

Yo no lo conocía, pero me gustaron muchos sus cuadros y la información que nos das.
te mando un besoo