Antonio Juez


La verdad es que la obra de Antonio Juez siempre me ha parecido muy interesante, creo que este pintor no nació en el lugar ni en la época adecuada. Podría haber nacido en el S.XIX y sería hoy en día un pintor admirado y cotizado. Podría haber sido uno de aquellos pintores-literatos que pululaban el Paris de finales de siglo, o incluso vinculado al círculo de los prerrafaelitas, pero no tuvo esa suerte.... Hace poco tuve la oportunidad de volver a admirar su obra.


Son pinturas muy preciosistas, muy "rococós" y coloridas, además de poseer, la mayoría de ellas un Horror Vacuí casi enfermizo. Están llenas de guiños al espectador, con una temática variada, pero con preferencia por los temas exóticos, árabes, griegos, muy tópicos, y mezclando la literatura con el arte en casi todas ellas, hasta la propia firma del autor pretende ser una pequeña obra de arte, cuando no mezcla poemas enteros (de su propia pluma) con la misma obra, ya sea en forma de lienzo o de trípticos.
Sus personajes, muy asexuales, casi afeminados, son muy característicos por sus ojos rasgados, pintados, sus caras maquilladas, tanto ellos como ellas, con más conocimiento de la anatomía masculina que de la femenina (no sabe dibujar un pecho, y es posible que en su vida viera uno..., ¿He dicho pecho y no TETA?, no me reconozco...)

Sus arquitecturas fantásticas, de cuentos de Mil y una Noches, casi imposibles, se nota en ellas que fue diseñador de jardines y parques, de urbanismos utópicos como los de Boullé y Ledoux, son obras muy especiales, muy recurrentes y siempre hay algo que nos retrotrae a otras épocas que pudieron ser reales y se quedaron en lo ficticio. En las obras de Antonio Juez hay un sello característico, tiene algo que las define, que llama la atención y que gusta...

Si podéis, no dejéis de admirar cualquiera de sus misteriosas obras, no os dejarán indiferentes...

(Entrada ya publicada en “¿Cómo quieres que cuente estrellas?”).
7