Guadalupe, pequeñas pinceladas...


En la Comarca de Las Villuercas (Cáceres) encontramos este singular Monasterio de Guadalupe, símbolo de la fe religiosa ya no solo de España sino de toda Hispanoamérica y de lugares tan distantes como Filipinas.


Cuenta la leyenda que sería Gil Cordero, un pastor, quien encontrara la talla de la Virgen Morenita, una talla del S.XII, de estilo románica y que la tradición atribuye a San Lucas en su ejecución. La historia nos revelaría que dicha talla pasaría de Palestina a Roma, y de Roma a Sevilla, desde donde “huiría” de la invasión musulmana (711-714) escoltada por los fieles y monjes hasta tierras extremeñas, siendo enterada cerca de las orillas del río Guadalupe (“Río Escondido” en árabe) y recuperada cinco siglos después, tras la aparición de la Virgen a dicho pastor: Gil Cordero.



Visitar Guadalupe es visitar una de las joyas artísticas que ofrece Extremadura al visitante. No en vano dice la canción que “…Guadalupe es un jardín de flores muy escogidas…”. El Real Monasterio, mezcla de estilos donde sobresalen el Mudéjar, Gótico y Barroco.

Característico es su claustro mudéjar, antiguo Patio de Armas, donde destaca su templete central y sus arcos alancetados, enmarcados en alfiz, que nos recuerdan la arquitectura islámica. En dicho Claustro podemos disfrutar de toda una serie de cuadros realizados por los monjes jerónimos (actualmente el Monasterio está ocupado por los franciscanos) de los S.XVI-XVII, donde narra los hechos y milagros atribuidos a la Virgen de Guadalupe y que acaba con la visita al templo de Juan Pablo II.



Mención especial merece el Museo de Miniados, con más de un centenar de volúmenes de miniados dedicados en su mayoría a la música sacra interpretada por los monjes, algunos de ellos superan los 60 kilos de peso y llevan ruedas para su traslado. El Museo de Bordados (Antiguo Refectorio), donde podemos admirar ricas vestimentas, muchas de ellas confeccionadas con piedras preciosas (perlas, diamantes y rubíes), de los distintos religiosos y de la propia talla de la Virgen.



Destacando los Frontales de Altar y piezas donadas por Reyes y la Nobleza. Y el Museo de Escultura y Pintura, donde destaca una obrita de Goya (Tabla Confesional), tres Grecos (San Andrés, San Pedro y la Coronación de Nuestra Señora), ocho pequeños lienzos de Zurbarán con los monjes como temática principal, y en escultura destaca una talla de Juan de Mena (Cristo) y un crucificado atribuido a Miguel Ángel Buonarotti.



Sorpresivas son las estancias de la Capilla de San Jerónimo (Barroco), donde presiden los cuadros de Zurbarán la vida, obra y milagros del santo. El Relicario, donde encontramos reliquias de diversos santos de la cristiandad y joyas pertenecientes a la Virgen, donde destaca una corona de platino y diamantes donada por el Estado Español en 1.926 y una arqueta gótica de esmaltes (S.XIV) además de una luminaria de bronce arrebatada a la Galera Real de Soliman en la Batalla de Lepanto (con dos agujeros de bala).


El Camarín, ubicado en una torre, de estilo barroco, realizado a mediados del S.XVII, de planta centralizada y donde destaca los cuadros que Carlos II mandó realizar a Lucas Giordano en relación con la Vida de la Virgen acompañados de las estatuas realizadas por el escultor Pedro Duque (no el astronauta) de mujeres fuertes del Antiguo Testamento (Sara, Jael, Ruth, Esther, Judith…), y donde se sitúa en una pequeña capilla la imagen devocional de la Virgen que preside el Santuario.



P.D: Guadalupe es mucho más que lo descrito en este post. Mi objetivo es despertar el interés en vosotros/as para que visitéis una autentica joya histórica-artística que no os defraudara. Además, Guadalupe no solo es su Monasterio, son también sus calles y callejuelas con encantos escondidos, con puertas medievales, su judería, fuentes y capiteles historiados, sus recovecos y su particular arquitectura. En cuanto podáis, disfrutad Guadalupe.


12