viernes, 6 de mayo de 2011

Proyecto Ignacio Llamas en la Galería Ángeles Baños


Ignacio Llamas “Cercar al silencio”

Del 6 de mayo al 15 de julio.

Inauguración viernes 6 de mayo a las 20.30h.


Plaza de los Álfereces, 11, 06005 Badajoz. Teléfono y Fax 924235538 · www.galeriaangelesb.com · info@galeriaangelesb.com


Bajo el título Cercar al silencio se presenta una serie de obras fotográficas, que constituye una parte del proceso de profundización artística, formal y de contenido, en el que Ignacio Llamas lleva trabajando desde hace varios años.

Esta obra surgió de la necesidad de documentar una producción anterior en la que las arquitecturas construidas estaban encerradas en cajas. La parte documental fue perdiendo importancia a favor del trabajo fotográfico creativo.


Los dos elementos con los que Ignacio Llamas trabaja son: espacio y luz. Con ellos desarrolla un lenguaje fotográfico, caracterizado por la sobriedad de las imágenes y la ausencia de color.

Una vez desarrollado su propio lenguaje fotográfico el artista decide no detenerse aquí y mirar más allá, buscando, analizando las relaciones de la fotografía con el espacio que la rodea y la acoge.


La obra fotográfica no solo tiene protagonismo en sí misma, y mucho, sino que además es en ocasiones, un punto de partida para un diálogo más amplio. Consciente de su atractiva presencia es capaz de perder buena parte de su protagonismo para vincularse al espacio en el que se expone y al diálogo con el volumen. Ignacio Llamas desea entablar una relación entre sus fotografías y el entorno en el que se muestran. Es por ello que a nivel expositivo éstas se hallan insertadas en estructuras que las despegan del muro en un intento de abandonar los límites del plano y desarrollarse en el espacio. En otras ocasiones las fotografías reducen su escala hasta la miniatura, para explorar la vinculación entre el espacio fotográfico, en ellas contenido, y el volumen.


Con todo este juego de luces, imágenes, diálogos, el artista intenta trascender lo visible, y a través de sus personales metáforas, acercarnos al sentir y el ser del hombre. Para ello propone al espectador un recorrido hacia su interior, invitándolo a silenciar los ruidos exteriores a través de la mirada. Se trata de emprender un viaje hacia lo más profundo del alma para buscar y hallar las semillas de trascendencia que allí hay depositadas.

Este proceso de búsqueda de lo intangible le lleva a centrar su atención en los aspectos positivos de la vida: la alegría, la serenidad, la comprensión… tanto como en los negativos, que también son una realidad. Por ello Ignacio Llamas ensucia el espacio con objetos arrumbados, objetos que bloquean los límpidos espacios, y nos invita a asumirlos como positivos, como algo que también nos ayuda a desarrollarnos plenamente.

Estas imágenes son espejos de mundos interiores y espacios aparentemente deshabitados, capaces de acoger el todo. Lugares que encierran pequeña

tragedias, que todo ser humano encuentra al mirar dentro de sí, en las que evidencia las angustias, turbaciones y temores del hombre. Pero, lugares inundados por una luz que nos edifica y purifica.

Ignacio Llamas construye sus metáforas proponiéndonos imágenes de lugares físicos. Unas construcciones arquitectónicas en las que su ortogonalidad se ve matizada por la luz. Esa luz, que crea sombras, brillos, espacios intermedios de penumbra e indefinición, es su único inquilino. En este microcosmos su protagonismo nos hace percibir al menos una doble lectura. Por un lado el espectador la siente como imagen de su interior, de su propia alma, de aquel espíritu que vaga o recorre su propio mundo. Y por otro la percibe como un elemento transformador de todas esas realidades dolorosas, capaz de convertirlas con sus matizados negros, blancos y grises, en una experiencia transformadora.

Su propuesta es sencilla: descubrir, a través de sus espacios construidos y de los objetos abandonados, que allí tienen plena existencia, el misterio escondido. Aquello que de universal cada uno de nosotros lleva dentro.



P.D: Tanto el texto, como la imagen, son cedidas íntegramente por la Galería Ángeles Baños para su difusión.