Representaciones Esquemáticas en el Parque Natural de Monfragüe (Cáceres).




En diversos lugares de la geografía extremeña podemos disfrutar de la existencia de pinturas esquemáticas, en abrigos montañosos que bien pudieron servir de lugar de reunión o de vivienda momentánea para grupos de pastores seminómadas encuadrados dentro del Neolítico Final, Edad del Cobre y en la primera etapa de la Edad del Bronce.

Ejemplos los encontramos en la Sierra de Villuercas, Alange, Albuquerque, Hornachos, la zona de los Barruecos…

Pero, sin duda, son las del Parque Natural de Monfragüe (relacionadas con las de Las Villuercas) las que más llaman la atención, por su enorme cantidad y calidad de las mismas y por encontrarse en un marco excepcional, bello en su conjunto, en plena naturaleza.

Conocidas por Lope de Vega, que ya en el S.XVII hacía mención a las representaciones de cabras de los canchos extremeños, y estudiadas por el incasable y afamado abate Henri Breuil a comienzos del S.XX, se conocen centenares de representaciones esquemáticas asociadas en diversos grupos, que difícilmente pretenden narrarnos algo, sino más bien, indicarnos la firme presencia humana en el lugar a través de formas humanoides, de distintos animales reconocibles de la zona y de un gran número de esquematizaciones imprecisas, geométricas, simbólicas y de carácter abstracto (barras y puntos para representaciones humanas, especie de seres ramiformes, etc).

Entre las diversas pinturas esquemáticas que vamos a encontrar en nuestra visita por la zona, podemos distinguir escenas de caza (pigmentaciones en rojo y en negro) de humanos en forma de “T”, o que con las extremidades, brazos y piernas, completamente abiertas, quizás expresando una idea de movimiento, presencia de ciervos, árboles esquematizados, perros… Igualmente, en los grupos podemos distinguir una jerarquía en el tocado de algunos personajes, en su tamaño…

7